Maneje auto nuevo y olvídese de la depreciación

May 04, 2015

Menor desembolso mensual y servicios incluidos son algunas ventajas; no tener la propiedad del carro al final del contrato es lo que pesa a muchos.

¿Está pensando en adquirir un auto nuevo? ¿Está evaluando qué opción le conviene más? ¿Ha contemplado la opción de un arrendamiento? ¿Sabe lo que es el leasing? Esta alternativa podría convenirle, entérese en qué consiste y si puede ser una buena opción para usted.

El leasing es una opción, en la cual usted en vez de comprar un vehículo estaría pagando una renta mensual por hacer uso de él, igual que con una casa.

En la actualidad, hay empresas dedicadas exclusivamente a hacer contratos de leasing, mientras que también puede acudir a una agencia automotriz a firmar dicho contrato, el cual puede ser por desde 12 hasta 48 meses.

Thierry Merinne, especialista en el mercado leasing, explicó que el desembolso mensual puede ser menor a lo que pagaría en un autofinanciamiento, ya que el monto que se divide en los meses estipulados no es 100% del costo del vehículo, sino que sólo cubrirá la diferencia que hay entre el valor inicial del auto y el precio que éste mismo tiene cuando se termina el contrato de arrendamiento.

“La lógica del leasing es que se termine el contrato y que se vuelva a adquirir uno nuevo pues de lo contrario al final de camino estaría haciendo un financiamiento en el cual el monto fuerte a desembolsar es al final y no al inicio”, destacó.

Si es para uso personal y no está ligado a su actividad profesional deberá valorar los pros y contras.

Los beneficios que hacen que se olvide de un crédito

Entre las ventajas de esta alternativa, Comparabien.com expuso que no se requiere un enganche como cuando compra un coche, usted podrá cambiar de coche cada dos o tres años (pues al final del contrato tiene la opción de volver a firmar un contrato por un auto nuevo), y algunas personas podrán deducirlo en su declaración de impuesto (sólo quienes están bajo el régimen de actividad empresarial).

“Por otro lado, si es de los que le gusta cambiar el coche cada dos o tres años, optando por una opción de leasing se puede olvidar del engorroso proceso de venderlo, ya que simplemente devuelve el coche y hace un nuevo contrato con un nuevo coche”, añadió.

Eduardo López Chávez, académico de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana, consideró que una ventaja para quienes se mudan de casa a otros estados constantemente por motivos de trabajo es que elimina la necesidad de hacer constantemente los trámites necesarios.

Por su parte, Thierry Merinne consideró que una de las ventajas es que puede adquirir un auto nuevo sin hacer un gran desembolso inicial, como se requiere en un financiamiento con el enganche.

Destacó que el leasing se ha ido enriqueciendo con la opción de siempre ofrecer servicios alrededor del arrendamiento, tal es el caso de que algunas compañías absorben los gastos de tenencias, gestorías, seguro, verificaciones y servicios.

“Para utilizar bien y sacarle provecho a un auto hay que cubrir todos los gastos que implica tenerlo, por lo que es pertinente que el leasing ya los incluya”, dijo.

Añadió que lo que hacen algunas empresas es hacer un cálculo sobre el costo del mantenimiento, seguros, el porcentaje del valor del carro que cubrirá como arrendatario, etcétera y dividirlo en los meses estipulados en el contrato.

Lopez Chávez dijo que la opción leasing solamente conviene si en el monto mensual ya vienen dichos gastos, ya que de lo contrario tal vez la diferencia que tiene que pagar entre un financiamiento y la renta de un auto será de un porcentaje no tan significativo.

Una alternativa que sólo cubre necesidades básicas

No todo es miel sobre hojuelas pues, de acuerdo con el sitio Comparabien.com, si entra a un programa leasing de auto no tiene la propiedad del coche cuando termina de pagar, además de que no puede hacerle las modificaciones que desee al coche.

“Recuerde que un automóvil es un bien duradero, por lo que debe evaluar si usted quiere hacer un patrimonio o bien sólo quiere cubrir una necesidad básica; con base en sus necesidades particulares defina qué es lo que más le conviene”, explicó López Chávez.

Destacó que si su fin es la creación del patrimonio, esta alternativa podría no resultar ser la mejor.

Sin embargo, el especialista en leasing explicó que comprar un vehículo no es una inversión, pues éste no es un bien que adquiere valor con el tiempo, sino al contrario.

“Cuando las personas suman lo que al final pagarán les pega mucho el hecho de que cuando termine el contrato no se quedarán con el bien; sin embargo, no se dan cuenta que es cómo rentar una casa; todo es cuestión de tener la percepción correcta”, afirmó.

Cuando compra un vehículo y mide el costo total de éste, dijo, el valor comercial del carro es apenas la tercera parte del monto total, lo demás son servicios, seguros, tenencias, mantenimiento, etcétera.

Para quienes sólo buscan cubrir su necesidad de movilidad y sobre todo dándose el gusto de tener siempre un auto en las mejores condiciones posibles, consideró el académico de la Escuela de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad Panamericana, el leasing podría ser una opción, ya que se puede renovar el contrato cada vez que usted guste, ya sea para seguir con el mismo auto o bien cambiarlo por uno nuevo.

Si leasing quiere contratar, esto es lo que debe evaluar

Si está contemplando entrar a un arrendamiento puro de auto, antes de firmar no puede dejar pasar los siguientes puntos.

Evalúe bien lo que le incluye la renta mensual, es recomendable que esté consciente del costo del vehículo y cada servicio extra. Por ejemplo, los seguros para este tipo de programas varían un poco en cuanto al costo.
El kilometraje que recorrerá el coche, ya que normalmente los contratos indican un máximo, por encima del cual pagará un extra que es variable dependiendo de cuánto exceda ese máximo señalado.
Comparar el kilometraje que le piensa generar al coche contra lo que está estipulado como máximo en el contrato.
Saber qué tipo de seguro está obligado a contratar y el costo del mismo.
Los costos de las mensualidades del leasing y el plazo del mismo (típicamente dos a tres años).
Las penalidades si se desea cancelar el contrato antes.
Conocer las condiciones en que al final se puede adquirir el auto si uno así lo eligiera (normalmente va ser más oneroso decidirlo en ese momento que si desde un inicio se hubiera contratado un crédito vehicular).
Si es la primera vez que entrará al mundo del leasing, firme un contrato por un año. Así usted no se atará y podrá evaluar si es su mejor opción en un tiempo razonable.No inmovilice su capital y ponga en riesgo sus finanzas por ser una alternativa más barata que un crédito automotriz.

¿Sobre qué tema te gustaría saber más? Déjanos tus comentarios y propuestas un poco más abajo.

Notas Relacionadas